Clases Diablo II Resurrected, orden de preferencia

Hoy se me ocurrió hablar de las clases disponibles en Diablo II para celebrar el relanzamiento con su versión Resurrected. ¿Qué mejor forma de recordar los grandes momentos que vivimos en este título que hablar de sus protagonistas? Obviamente lo basaré en épocas pasadas; en el nuevo juego todavía no he utilizado ni a la mitad.

¡Pero igual puede despertar la nostalgia! Servirá para repasar las opciones jugables que tenemos en la aventura. Sin más dilación, vamos allá con mis preferencias de personajes en este gran título de Blizzard.

7
Paladín

Nuestro guerrero de la luz, que mezcla el uso de su escudo con cierta magia divina y el uso de auras tanto ofensivas como defensivas. Esa versatilidad puede convertirlo en un perfecto personaje de apoyo, pero cuando se centra en atacar puede ser de los más dañinos con los talentos y equipo adecuados.

Es el que menos jugué en su día y seguramente apenas le otorgue oportunidades en Resurrected. Sin embargo, debo reconocer que siempre alegra que uno de nuestros amigos decida llevar esta clase. ¡Son muy útiles en grupo!

A pesar de que lo pongo el último, recuerdo con cariño al paladín que me creé en su día , enfocándolo en invocar martillos benditos. Los escenarios se convertían en una curiosa fiesta de armas voladoras .

6
Bárbaro

Un combatiente clásico capaz de especializarse en varias armas y golpear con fuerza a sus enemigos. Es especialmente famoso por su ataque torbellino, dando vueltas sobre si mismo y sembrando destrucción a su paso. También es capaz de dar grandes saltos, además de usar gritos de batalla para beneficiarse él y sus compañeros.

Nunca fue de mis favoritos, pero resultaba divertido entre la escasa variedad de opciones en aquella época. Incluso podía optarse por combatir a distancia con dos armas arrojadizas, aunque evidentemente requería de los instrumentos adecuados.

Yo siempre prefería la fórmula del torbellino, todo un referente al que le seguimos haciendo homenaje en otros títulos de Blizzard como World of Warcraft.

5
Hechicera

Clases Diablo II Resurrected Hechicera

La típica maga de batalla que puede mezclar los elementos del fuego, el frío y la electricidad para provocar el caos entre tanto monstruo. Una de las elecciones más comunes; no es de extrañar, pues es poderosa y sencilla de utilizar. Además de la versatilidad que le otorgan sus útiles y numerosos hechizos.

Aquí empezamos con los que utilizaba más en el juego, pues los cinco personajes restantes (incluyéndola) me encantan. Nuestra hechicera valía para todo y cualquier persona competente es capaz de hacer estragos con ella. Eso sí, ¡la de Diablo III me gusta más!

Esta que nos ocupa tiene conjuros icónicos como ese orbe de frío, los meteoritos o su escudo de tormenta que eliminaban casi de un rayo a jugadores despistados… Pero mi hechizo favorito era el de las hidras de fuego, así que no tardaré en crearme una con ese estilo.

4
Nigromante

El decrépito nigromante es el favorito de muchos, y no es de extrañar. Combina hechizos de veneno, hueso y maldiciones para atacar, pero quizá lo más popular es su capacidad para invocar muertos y gólems. De las opciones más sólidas e interesantes que tiene esta experiencia ARPG.

Puede que su versión de Diablo III sea visiblemente más atractiva y sencilla de dominar, pero aquí se debe utilizar mejor su capacidad de debilitar al enemigo antes de atacarlo. Es importante el uso correcto de las habilidades, especialmente en dificultad alta. Claro que un muro de resucitados para protegerte ayuda a perdonar errores.

Yo siempre preferiré su vertiente invocadora mezclada con las explosiones de cadáveres; todo un clásico. ¿Mi lugar de paseo favorito? ¡El nivel secreto de las vacas! Las peores enemigas… y las mejores aliadas.

3
Asesina

Clases Diablo II Resurrected Asesina

Esta mujer, ágil y letal, es quizá de los personajes más complicados de utilizar si optas por su atractivo estilo de combate con garras y artes marciales. También puede hacer uso de sus trampas, herramientas mortíferas capaces de controlar la batalla si se sitúan en el terreno de la forma apropiada.

Una de las clases más divertidas de utilizar en todas sus variantes. Es cierto que lo más sencillo y efectivo consiste en especializarse con las trampas, pero resulta muy estimulante centrarse en el combate directo con sus peculiares armas y combos.

Aunque guardo bellos recuerdos de mis triunfos contra monstruos y jugadores mediante las trampas eléctricas, recuerdo con mayor cariño a mi asesina favorita centrada en el cuerpo a cuerpo. Y fue una que me costó bastante equipar de forma decente, con sus dos preciosas garras. Toca repetir ese personaje.

2
Amazona

Clases Diablo II Resurrected Amazona

Mujeres fuerte de armas tomar, nunca mejor dicho. Puede arrasar con sus enemigos a distancia mediante lluvias de flechas y proyectiles imbuidos con magia. De la misma forma, también arroja jabalinas venenosas o elementales. Se defiende genial cuerpo a cuerpo gracias a su agilidad, esgrimiendo tanto lanzas como las propias jabalinas.

Una vez encuentras el arma perfecta, la amazona es de los mejores personajes del juego con diferencia, en especial si se recurre a arcos o ballestas. Sin embargo, a mí me encanta la opción de las lanzas y jabalinas como recurso principal. Toda una valquiria.

En su día la figura de la amazona me inspiró bastante, contribuyendo entre tantas otras a que desde muy pequeño me encantaran las mujeres guerreras. Debo decir que lamento la caracterización estética del personaje en este Resurrected, pues antes su imagen sugería mayor gracilidad. Pero bueno, son preferencias personales.

1
Druida

Clases Diablo II Resurrected Druida

Un hombre experto en utilizar los poderes de la naturaleza a su favor, además de acompañarse por animales dispuestos a protegerle. Puede adoptar la forma de un feroz licántropo para combatir cuerpo a cuerpo o bien recurrir a los elementos para eliminar a sus enemigos.

Desde que salió en la expansión se convirtió en mi favorito instantáneamente. Me encantan los personajes que cambian de forma, como os comenté en mi top dedicado a las transformaciones. El hombre-lobo es la razón por la que adoro al druida; el oso nunca me ha llamado demasiado la atención. ¡Y hay una buena razón detrás!

Una de mis clases favoritas del universo Dungeons & Dragons es el druida, y Baldur’s Gate ofrecía la posibilidad de manejar la subclase Licántropo, capaz de controlar su transformación híbrida y utilizarla en batalla. Jugar a Diablo II con este personaje tan parecido a ese concepto fue como un pequeño sueño que siempre me apetece revivir. A pesar de pertenecer a universos distintos.

Conclusiones

¡Hasta aquí el top! Lo cierto es que le tengo mucho cariño a la mayoría y la posibilidad de volver a jugarlos con sus entornos renovados es muy gratificante. Obviamente no podrá tener la relevancia que el juego adquirió en su día, pero nos servirá para bastantes horas de diversión solos o con amigos.

A día de escribir el top estoy subiéndome tanto al druida como a la asesina. Dos a la vez, y efectivamente… ¡tan entretenidos como los recordaba! Eso sí, ojo con comprar a ciegas el clásico de Blizzard, ¡que las renovaciones gráficas no quitan años a ciertas características de su jugabilidad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.