Hades, la genialidad de Supergiant Games

Quizá es un poco tarde, pero no importa demasiado. Hoy toca hablar de Hades, un título indie que tuvo mucho reconocimiento; incluso podría parecer excesivo desde algunos sectores. Sobrevalorar un videojuego no es algo extraño en eventos como los Game Awards y similares. Esa práctica genera desconfianza, pues no sería la primera vez que nos magnifican un juego que acaba por no cumplir nuestras expectativas.

Pero en esta ocasión hablamos de los creadores de Bastion, Transistor y Pyre. Su próximo trabajo debía ser algo bueno. Me alegra que comprobar que, para variar, las altas valoraciones fueron bien merecidas. Aquí intentaré opinar sobre él de forma más breve. No creo que sea el momento para un análisis concienzudo de un juego con tanta fama y tiempo en el mercado.

Presentación

Sobrevivir al Inframundo acaba siendo una bella experiencia en todo sentido

Uno de los aciertos de Hades es precisamente la forma de mostrarnos su aventura. El arte es original y colorido, con bonitos diseños de personaje y escenarios sencillos capaces de llamar nuestra atención a primera vista. Una vez te ha entrado por los ojos, ponerte a los mandos se siente muy natural. Los controles del protagonista son fáciles de dominar y no nos costará nada empezar a derrotar enemigos en nuestro intento por escapar del Inframundo.

El roguelike no es un género tan atractivo para la mayoría, pero este Hades mastica bien sus mecánicas y objetivos para que a todo el mundo le resulte grato introducirse en él. Si le añadimos el atractivo apartado visual que hemos mencionado antes, nos encontramos un producto de gran calidad que sabe enamorar a simple vista. Por no mencionar que todos los diálogos están doblados y con un gran trabajo por parte de los actores.

Incluso se esfuerzan en mostrar una breve secuencia animada para introducirnos a Zagreo. En definitiva, una presentación soberbia en todos los sentidos. Y no me voy a saltar la obligada mención de que está en perfecto español, detalle imprescindible para muchos usuarios. Pero la cosa no quedará en las primeras impresiones.

Roguelike narrativo

Es natural tomar aprecio a sus interesantes personajes tras pocos diálogos, ¡mirad qué estilo!

Si algo fallan muchos títulos del género, es en su historia. Por lo general no la creen útil; algunos ni se molestan en justificar la aventura más allá de cualquier excusa fácil. Lo que muchos tenemos claro a la hora de jugar un «roguelike» dedicado es que vamos a centrarnos en la jugabilidad. No es necesariamente negativo, pero sí es cierto que podrían ofrecernos mucho más en ese sentido. Contar buenas historias y tener una jugabilidad decente no debería ser algo excluyente. Ni siquiera en este género.

Hades acierta sobremanera en este punto. Sin apartarse ni un ápice del roguelike, la aventura presenta una propuesta muy sólida en su trama. Absolutamente cada mecánica jugable, misión o tarea que tenemos en el título va acompañada de un motivo argumental. Incluso nuestras bendiciones, potenciadores o armas las conseguimos por un motivo justificado en la trama. Esto es algo muy meritorio y me alegra que se haya valorado tantísimo por la comunidad, sea a propósito o de forma accidental.

Sin querer dejarlo ahí, este título también dispone de un amplio elenco de personajes carismáticos. Sí, ayuda bastante que sean entidades reconocibles de la mitología griega y ya tengan una base histórica. Pero los buenos diálogos, sus precisas intervenciones y la buena forma de doblarlas son responsabilidad de los desarrolladores. Hades no te agobia con su trama ni sobreexplota a los personajes. Y eso que nosotros, como jugadores, siempre queremos más de ellos. Lo que nos motiva a seguir jugando, dando un aliciente extra a su jugabilidad.

A un paso de la excelencia

Podemos llegar a cansarnos de repetir siempre los mismos cuatro jefes, por bonitos que sean

Si bien estamos ante un título que otorga muchísimas horas de diversión, debemos admitir que no es perfecto. Podría parecérnoslo en nuestras primeras sesiones, incluso un poco más allá. Pero no se libra de ciertos inconvenientes. Si bien no estropean la experiencia, acaban potenciando por el mal sentido esa sensación de repetitividad de todo buen «roguelike».

Su defecto menos grave lo encontramos en la jugabilidad. Disponemos de varias armas y nos proponen diferentes retos a cumplir utilizándolas, pero podemos llegar a aburrirnos de sus sencillas mecánicas. En especial si alguna de las herramientas no se amoldan a nuestros gustos. Aunque no debería ser un gran problema, ya que para eso está el resto. Pero sumándole la poca variedad de escenarios, monstruos y jefes, puede que el Inframundo acabe cansándonos tras llevemos un tiempo. Por ello, creo que lo mejor es disfrutarlo en sesiones breves más allá de las primeras diez horas de juego.

Otro punto a comentar es la forma de dosificar su historia. Es cierto que la trama principal o secundaria en pequeños fragmentos siempre son un aliciente más para jugar. Pero quizá los que tengan ganas de saber más y completar las líneas argumentales pueden llegar a ser frustrante con las horas que debemos dedicarle. En cierto punto del título la historia avanza muy despacio, existiendo diálogos con poco contenido o relevancia que no recompensan nuestro esfuerzo. Esa lentitud a la hora de contar las tramas puede dejar a muchos sin descubrir varias conversaciones o relaciones con los personajes.

Valoración final

86/100

Quizá me he extendido un poco en el apartado «no tan perfecto» de Hades, pero eso es porque tampoco lo he visto demasiado reflejado en otros medios. Internet está lleno de gente alabando las virtudes del juego y, como dije, de forma merecida. Pero yo quería dar un punto de vista complementario a ese derroche de calidad que desprende la aventura de Zagreo. Está genial decir lo bueno, pero no por ello deberíamos ocultar sus posibles carencias.

Personalmente me ha encantado, he disfrutado de esta maravilla durante casi cincuenta horas y le auguro unas cuantas más para superar sus retos. Complementa muy bien la experiencia que tengo con Curse of the Dead Gods. Para mi gusto, este último quizá supere a Hades en sus mecánicas jugables. Sin embargo, la forma de contar una historia que presentó aquí Supergiant Games yo la valoro muchísimo. Una pieza imprescindible para nuestro catálogo de PC y/o Nintendo Switch. Especialmente si te gustan los «roguelike», pero también para arriesgarte e iniciarte en el género desde aquí.

Como siempre, habrá que estar atentos a las futuras creaciones de este talentoso estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.