Impresiones Lost Ark, ¿vale la pena este MMORPG?

¡Llegó el día de lanzamiento! Lost Ark sale oficialmente hoy y tras experimentar el acceso anticipado, vengo a traeros mis impresiones. Os hablaré con el contexto de unas 20 horas de juego, todavía sin superar la historia principal. Pero resulta muy difícil analizar un MMORPG sin ver su «post-game».

El contenido que me queda por ver sería, básicamente, lo que sustenta este género. Si sobrevive o no a largo plazo dependerá mucho de eso. Puedo adelantaros algo: yo imaginaba Lost Ark como un título vistoso y agradable de jugar que no aspiraría a mucho más… Esa fue mi opinión al primer vistazo.

Después de probarlo de verdad, creo que lo infravaloré demasiado. ¡Veamos porqué!

Presentación

Impresiones Lost Ark creación personaje
Tenemos una buena cantidad de posibilidades para personalizar la cabeza del personaje

Las primeras impresiones en un MMORPG son más importantes de lo que parece y aquí empezamos con buena nota. Ya no es solo que luzca genial, con unos gráficos bastante decentes para el tipo de juego que es… Su presentación general también cuenta. Entre otras cosas, me refiero a la interfaz y creación de personajes.

Bajo mi experiencia, Lost Ark lo soluciona genial. Otros buenos títulos, como Black Desert, son visualmente espectaculares pero resultan difíciles de entender para la mayoría. Por suerte, las opciones del que nos ocupa quedan bastante claras. Y eso que es suficiente profundo como para complicarse sobremanera si se muestra mal.

La creación de personajes sorprende para bien por su precisa y completa exposición de clases, así como el apropiado editor de protagonista. No llega a ser tan enrevesado hasta el punto de dejarnos tocar detalles del cuerpo, pero sí podemos personalizar la cabeza y colores del personaje con múltiples opciones.

Existen aparentemente siete clases que nos harán dudar mucho sobre cuál escoger, pues todas pueden tener de una a tres subclases que tocará elegir al inicio de la partida. Así que de siete nada. Las posibilidades ascienden hasta 15, a cada cual más espectacular. Tranquilos, que nos dejan probarlas antes de decidir.

Buen inicio

Impresiones Lost Ark historia
Habrá muchas secuencias de este tipo durante la aventura para contar su historia

Una vez conseguimos superar la creación de personaje (en mi caso, elegí una Cazasombras) podremos optar por realizar el prólogo/tutorial, el cual no deberíamos omitir. Ahí se nos presentarán detalles de la historia y enseñarán cómo funciona el juego. Y sobre esto, hay que destacar algo importante.

Los que piensen que el ritmo general de las partidas es similar a títulos «estilo Diablo» van a llevarse un chasco. Por lo menos durante las primeras horas tendremos varias conversaciones y eventos. Habrá mucha acción, por supuesto, pero al principio no te soltarán libre en un espacio abierto para que mates monstruos.

La historia de Lost Ark, en su inicio, se basa en la típica misión de salvar el mundo y combatir al mal, demonios en este caso. Pero está bien contada y cuida los detalles. Además, iremos cumpliendo varios encargos secundarios por el camino, con pequeños problemas a solucionar que irán dándonos contexto de su mundo y personajes.

No me parece que vaya a cambiar la vida a nadie y menos estando sujeta a una fórmula narrativa MMORPG. Imagino que la mayoría se la saltará rápido para seguir con la acción. Sin embargo, pienso que trabajaron bastante la aventura a nivel de historia… ¡y está doblada y subtitulada al español! Con algún fallo, pero ya es más de lo que pueden presumir otros.

Destrozando monstruos

Mi única queja está en las batallas cooperativas con varias personas; resulta difícil enterarse de algo entre tantos efectos

Los combates, uno de los aspectos más atractivos para mí, cumplen de sobra. Por lo menos bajo mi experiencia. Como dije, mi elección fue la Asesina Cazasombras, un estilo de personaje que a la hora de atacar nos recordará inevitablemente a un cazador de demonios de World of Warcraft.

Empezamos Lost Ark con unas cuantas habilidades activas a la vez, saltándonos cualquier lento proceso de aprendizaje. El resto iremos desbloqueándolas con el paso de los niveles. Además, dichas capacidades podremos distribuirlas a nuestro gusto y mejorarlas para cambiar sus efectos. Eso se suma a muchos factores extra que descubrimos al progresar.

En resumen, nuestro estilo de combate es muy personalizable. Los más habituados al ARPG de cámara isométrica se sentirán como en casa desde el primer segundo. La acción es ágil y satisfactoria, complicándose progresivamente durante la partida. Y eso dejando el PvP a un lado, pues aquí también existe.

Con el paso de las horas aparta a un lado el «machaca-botones» de cara a los combates importantes. Nos obliga a saber cuándo movernos para esquivar y qué habilidades utilizar, así como la mejor forma de combinarlas. Uniendo esto a su calidad visual, acaba siendo bastante satisfactorio. ¡De momento me tiene atrapado!

De aventuras por Arkesia

Impresiones Lost Ark evento mazmorra
El viaje irá subiendo en calidad y variedad de situaciones, regalándonos algunos eventos muy llamativos

Por mucho que sus combates estén enfocados desde una perspectiva isométrica al estilo clásico de los ARPG inspirados en Diablo, Lost Ark es muy similar a otros MMORPG en el resto de apartados. Y lo hace bien, dejándonos avanzar de forma fluida mientras introduce cada vez más mecánicas nuevas con el paso de las horas.

Acabamos haciendo un poco de todo: gestión de una base propia, fabricación de objetos, búsqueda de coleccionables y criaturas especiales, lugares secretos, subir afinidades con NPC… Actividades que podremos realizar mientras seguimos la historia. Deberemos desplazarnos bastante, pero por suerte contamos con teletransportes y nuestra propia montura.

Me gusta que el juego apenas te obligue a retroceder sobre tus pasos durante la trama y seas tú quien decida volver a antiguas localizaciones para completar contenido extra. Si lo unimos a la adecuada duración de la mayoría de diálogos con NPC, la sensación de progreso en la aventura es constante y resulta cómoda para el jugador.

Las «mazmorras», que obviamente sí pecan de lineales, van de menos a más. Empezamos con cosas bastante cortas y sencillas, pero pude comprobar personalmente que el nivel de eventos del estilo asciende con el tiempo. Además, interactuar con terrenos irregulares para saltar o escalar con el personaje en momentos puntuales mejora la inmersión en la aventura.

Conclusiones

Lost Ark apunta maneras. Todavía me queda muchísimo por descubrir, pero lo cierto es que engancha y alberga multitud de detalles que dejan ver el cuidado que se le puso al juego. Además está en español, opción que muchos agradecerán y lo convierte en una experiencia fácil de recomendar por nuestras tierras.

Claro que siendo un free-to-play, los micro-pagos están a la orden del día. Y me temo que es algo inevitable, pues el modelo de negocio se asentó en la industria. Sugeriría cautela con ese tema a cualquiera que le guste el juego. Puede disfrutarse sin invertir dinero, pero si lo hacéis, que sea con cabeza.

Por ahora seguiré echándole horas, algo contraproducente con la cantidad de títulos que tenemos en febrero, marzo y 2022 en general. Pero es que el juego vale la pena y, como mínimo, quiero completar su historia. También probaré el PvP tras informarme mejor al respecto, que apenas pude echar unos tres o cuatro duelos.

Para aquellos que todavía no lo habéis probado, creo que merecería vuestro tiempo por si os puede gustar. Sinceramente, espero que tenga contenido para perdurar. Ya veremos qué tal gestionan el tema de los servidores llenos… en especial durante el lanzamiento oficial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.