Shantae and the Seven Sirens, metroidvania de genios

Ya recomendé el anterior juego de la saga en el número 21 del GameBlog, pero nunca le he dedicado una entrada entera a uno de sus títulos. Es hora de arreglar esto y lo haremos dando mi análisis, opinión y recomendación de su última entrega: Shantae and the Seven Sirens.

Los Shantae son unos juegos de la ya veterana WayForward protagonizada por su icónica medio-genio. Por lo general podéis encontrar los últimos en cualquier plataforma actual, pero la saga entera en una sola consola la tenéis en Nintendo Switch. Es ideal para disfrutar de estos títulos.

Unas vacaciones accidentadas

Shantae and the Seven Sirens anime
Las escenas animadas son un gran añadido que embellece la aventura

La premisa de la historia de Seven Sirens es sencilla: Shantae y sus amigos se van de vacaciones a una isla tras recibir una invitación. Algo tan básico les sirve como excusa para montar una trama desenfadada que busca justificar su aventura. Y lo consigue bastante bien, sabiendo entretenernos hasta el final en ese aspecto. ¿De qué forma? Sencillo: juntando el carisma de sus personajes, la buena traducción de los textos al español y su bonito arte con el que ilustran la aventura.

Shantae y sus peculiares amigos sostienen unos diálogos que más de una vez son capaces de sacarle sonrisas a cualquiera. Como nos tiene habituados en su saga, nuestra medio-genio protagoniza la simpática aventura con el humor característico de su universo. En esta ocasión más que en cualquier otro juego de su serie, el arte visual acompaña mucho, pues además de su calidad habitual también goza de escenas bien animadas repartidas a lo largo de la historia.

Y no son solo los personajes principales los que ameritan el atractivo del juego. Tanto los enemigos como la propia isla y sus entornos gozan de un encanto muy apreciable. Todos estos aspectos se fusionan con una jugabilidad fluida y una duración corta, pero aceptable (unas 7-8 horas en su primera partida) para que resulte difícil cansarnos del mundo de Seven Sirens.

Metroidvania al uso

Hay muchas maneras de explorar el mapa… unas más satisfactorias que otras

Toda la parte jugable transcurrirá en la isla, un mapa de buen tamaño que tendremos que explorar poco a poco. Según avancemos en la historia iremos adquiriendo nuevos poderes que nos permitirán alcanzar esos lugares a los que en un principio no podíamos llegar. Nada demasiado complicado: la capacidad de bucear, el doble salto y esas cosas.

Para quien no lo sepa, el poder mágico de Shantae consiste en transformarse, y en Seven Sirens adquirirá varias formas animales que la ayudarán a recorrer dicha isla. Los que vengan de Half-Genie Hero deberían saber que aquí la jugabilidad se ha hecho más fluida. Ya no hará falta bailar para transformarse, pues sucederá automáticamente cuando ejecutemos la habilidad de turno. En su lugar, la danza de la medio-genio servirá para activar otras habilidades mágicas más circunstanciales que vamos consiguiendo.

A la hora de combatir, Shantae utilizará su cabello para dar latigazos a sus enemigos. Tendremos la posibilidad (y la necesidad) de mejorar esta capacidad, así como adquirir otras magias distintas para completar nuestro arsenal. Debemos sumar a eso un sistema de equipamiento a través de cartas que obtendremos de los monstruos… algo que resulta más anecdótico que otra cosa, por lo que no merece mucho comentario.

Por último, comentar que también podremos usar objetos de curación, incluso en mitad del combate… algo que desvanece cualquier posible desafío en su primera partida.

¿Carece de dificultad?

Vamos a enfrentarnos muchas veces a cierta jefa que ya conocemos bastante en esta saga

Es cierto que el reo ofrecido por Shantae and the Seven Sirens no es muy elevado. Esto se debe a esa casi infinita capacidad de curación que tenemos a través de los objetos. ¿Es esto algo negativo? Pues en mi opinión, no. La aventura goza de un genial diseño de niveles y busca divertir sin demasiadas complicaciones.

No quiere decir que dejaremos de morir o recibir daño en sus secciones de plataformeo o contra los distintos enemigos y jefes. Sin embargo, el juego soluciona cualquier frustración que eso pueda causar permitiéndonos la curación casi en cualquier momento. Ya depende de cada uno cuanto se «aproveche» de ese sistema y de ser consciente de las veces que está recurriendo a la comida para revitalizarse.

De todas formas, a partir del Nuevo Juego+ el reto se acrecenta y gozaremos del incentivo de superar la aventura todo lo rápido que podamos para sacar sus logros. Es posible que pudieran haber hecho algo más desafiante limitando el uso de comida o elaborando un sistema de progresión distinto. Pese a ello, creo que el juego consigue lo que busca: ofrecer una experiencia metroidvania ágil y entretenida para todos los públicos.

Valoración final

78/100

En general es corto, pero divertido y accesible: un metroidvania muy apropiado para los que quieren introducirse en el género. A no ser que tengáis curiosidad por la saga completa, yo os recomendaría este título o el Shantae Half-Genie Hero en su Ultimate Edition. Este último tiene un contenido más variado, pero a diferencia de Seven Sirens, su mapa sí está faseado .

El título que nos ocupa presenta mejoras respecto a la entrega anterior, con esas escenas animadas y una mayor fluidez en su jugabilidad gracias a las transformaciones automáticas. Como siempre, se trata de una experiencia breve, pero que se alarga al motivar la rejugabilidad y completar el 100% de sus logros.

Si tuviese que sacarle otra pega, le echaría en cara que debió traernos tanto contenido o más que Half-Genie Hero. Bueno, y marcar los tesoros en el mapa una vez descubiertos. Estos dos puntos hubiesen elevado el juego a un nivel muy superior y lo alzarían como el indiscutible mejor juego de la saga. Bueno, ese segundo «defecto» podemos solucionarlo nosotros mismos, apuntando nuestro progreso en alguna libreta para no perdernos. ¡Como se hacía antes…!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.