Wolcen: Lords of Mayhem, maravillas en proceso

Quizá sea complicado hablar de Wolcen: Lords of Mayhem y que la entrada envejezca bien. Para quien no lo sepa, estamos ante un ARPG «tipo Diablo» disponible en Steam que, a pesar de haber salido de su Acceso Anticipado, sigue actualizándose con nuevo contenido de historia y ajustes en su jugabilidad.

Aun así, me apetecía dedicarle espacio a mi experiencia con él hasta el momento, tras terminar el Acto III de su campaña principal y jugadas más de veinte horas. De hecho, mi objetivo con el juego es disfrutar de la trama y seguir dándole de vez en cuando, como hago con los títulos de su estilo. En resumen, no soy un jugador «hardcore» de post-game.

Tras ese largo pero necesario contexto… ¡vamos a ello!

Los hijos de Heimlock

La mayoría no son grandes cinemáticas, pero sirven bien para meternos en situación durante la trama

Esta es la historia de tres huérfanos rescatados y criados por cierto general de la República al que consideran un padre, y ahí son entrenados para convertirse en soldados de su ejército. El protagonista fue uno de esos niños. Una vez mayores y tras cierto evento, descubrimos que nuestro personaje desarrolla poderes que su propio bando considera profanos…

Lo cierto es que Wolcen, a pesar de centrarse mucho en la jugabilidad como cualquier ARPG derivado de Diablo, dedica a su trama bastante esfuerzo. Quizá no profundice demasiado en sus personajes, pero son decentes (protagonista incluido) y el mundo en el que se desarrolla resulta interesante. Eso sí, de momento la trama acaba en el tercer acto y todavía faltan un par por implementar.

Su ambientación de fantasía, mezclando magia y tecnología, está muy bien conseguida a nivel visual. Durante la historia vemos varias cinemáticas hechas con el motor del juego, unas mejor conseguidas que otras, pero las importantes se ven decentes y nos sumergen en el conflicto. La parte sonora no se queda atrás, con además todos los diálogos con voces y actuaciones cumplidoras.

Además de eso, el ritmo de acontecimientos está a nuestro servicio, pues el recorrido de los escenarios hasta el siguiente suceso de la trama es bastante intuitivo. Sí, podemos desviarnos para buscar tesoros o realizar eventos secundarios, pero el camino está claro si solo queremos avanzar y vivir la historia. Una decisión que agradezco mucho en ese sentido.

Estructura Diablo

Wolcen: Lords of Mayhem combate
Habrá que prepararse bien para afrontar el caos de una pantalla cada vez más llena de enemigos

Igual que sus semejantes, la aventura se amolda a lo establecido por Diablo en sus mecánicas jugables y busca darle su propio estilo a tan exitosa fórmula. Como ya comenté, en lo referente a la trama sale bien parado y la exploración resulta bastante ágil. Disponemos de los típicos teletransportes entre zonas e infinitos portales a la ciudad.

Incorpora además una decente opción de personalización estética parecida a la transfiguración de Diablo III. Aunque al crear nuestro personaje solo elijamos su género y aspecto entre unos pocos disponibles, luego podremos cambiar la apariencia del equipo o su color gratis, en el momento que nos plazca y de entre las que hayamos desbloqueado.

Sin embargo, lo importante es su personalización jugable, una bastante profunda. Aquí no estamos restringidos a una clase o tipo de equipo y somos nosotros quienes elegiremos nuestras habilidades activas entre varias opciones disponibles, según nuestra arma favorita… así como el avance en un gran árbol de talentos pasivos donde realizar nuestras composiciones.

Si tuviera que compararlo con algún título parecido en este punto, sería Path of Exile. Wolcen suaviza las incontables opciones de dicha experiencia, haciéndola más intuitiva, pero sin renunciar a múltiples opciones de progresión para que cada uno masacre monstruos con un personaje potenciado a su estilo. Y bueno, hablando de eso…

El poder de la Ascensión

Wolcen: Lords of Mayhem Lambach
Disputaremos varios enfrentamientos desafiantes, y los jefes finales se llevan la mejor nota

A nivel jugable, Wolcen es muy similar a cualquier título «estilo Diablo», dejándonos disfrutar de acción frenética desde su perspectiva isométrica. Quizá luchar durante los primeros compases de la aventura parezca un poco más lento e incluso cueste unos minutos habituarse al ritmo. ¡Pero no tarda mucho en arrancar!

Nuestro personaje llega a tener hasta seis habilidades activables asignadas a botones, además del ataque básico y una agradecida opción de esquivar, esta última con limitación de energía. Entre tantas técnicas y hechizos, sumada la necesidad de evitar constantemente ataques enemigos, Wolcen se vuelve tanto o más dinámico que los demás.

Lo que me parece destacable es el tema de sus jefes, especialmente los situados al final de cada acto. Pocas veces viví combates tan intensos y emocionantes en este tipo de juegos; aquí me sorprendieron bastante. Por lo menos jugándolo en solitario, los monstruos finales son todo un reto, con diferentes mecánicas a tener en cuenta y dos o tres fases en cada enfrentamiento.

Si tuviese que sacarle una pega sería su adaptación al mando, pues no me gustó nada el control desde ahí. Aunque eso sea anecdótico para los que nos gusta disfrutar con teclado y ratón, sí supondrá un impedimento a aquellos que se planteen la otra opción. Es obligatorio mejorar eso si piensan sacar una versión de consola en el futuro.

Conclusiones

Wolcen: Lords of Mayhem Heimlock

Me resulta difícil adivinar el futuro de Wolcen: Lords of Mayhem. Lo veo un juego muy divertido y competente, con una campaña principal disfrutable y buenas ideas en su original propuesta de postgame. Esto último no lo comenté pues, por ahora, no estoy interesado en extender su duración hasta el infinito. Pero lo que jugué fue entretenido y desafiante.

Por desgracia, parece que la comunidad no piensa lo mismo y quizá tengan motivos para hacerlo. Leí muchas quejas sobre las actualizaciones del juego y bugs no solucionados… No puedo corroborarlos, pues yo jugué sin problema de principio a fin, pasándolo genial en el proceso. Pero no me gustó encontrarme una historia a la que le faltan un par de episodios.

Ya veremos qué le depara el próximo año, uno en el que como mínimo implementarán el cuarto acto de la campaña. Confío en que todo salga bien y recuperen la confianza de la mayoría. A mí me encantaron sus ideas y esa ambientación de fantasía oscura, con diferentes tipos de monstruos y sus apasionantes combates… ¡ojalá funcione lo que les queda para «completar» el juego!

2 comentarios en «Wolcen: Lords of Mayhem, maravillas en proceso»

    1. A un montón, de hecho. También te digo que salen varias tonterías jugables con ese estilo, aprovechándose de la fórmula exitosa para que pases por caja. En este caso, salvando un inicio más lento, creo que Wolcen vale la pena. Eso sí, mejor cuando esté totalmente acabado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *