Ys IX: Monstrum Nox, la última maravilla de la saga

Llegó la hora de escribir sobre esta preciosa aventura. El 5 de febrero se lanzaba por fin Ys IX: Monstrum Nox en Europa y pude disfrutarlo al máximo. Ya voy a avisando de que esta aventura de Adol me ha encantado; lo he pasado genial con la experiencia vivida y pronto volveré a rejugarla.

Pero ahora toca escribir sobre ella y ojalá consiga hacerle justicia. A mí me fascina la saga de Ys y considero sus carencias bastante menores, pues entiendo el objetivo del juego y creo que lo logra con creces. Eso sí, los textos están en inglés, así que quien no domine el idioma lo tendrá difícil para disfrutar del título.

Aquí voy a comentar todos los puntos de Monstrum Nox de forma sincera, pese a que la valoración final pueda ser tan subjetiva como la de cualquier otro. Yo no os voy a engañar aparentando ser objetivo. Tampoco haré ningún spoiler, por lo menos en esta entrada. Aclarado eso, ¡a ello!

Apartado visual

Ys IX: Monstrum Nox Balduq
Preparaos para sumergiros en la preciosa «Ciudad Prisión» de Balduq

Empezaremos de forma ordenada con la que podría ser su sección más «negativa» para muchos. Lo primero que notamos al iniciar el nuevo Ys, además de la sangrante ausencia de un opening, es su calidad visual. Si esperáis una mejora visual respecto a Lacrimosa of Dana, ya habréis podido notar en los vídeos que no va a ser así y yo os lo confirmo.

El videojuego no ha avanzado en ese sentido, prescindiendo además de escenas estilo «anime». Las animaciones de los modelos 3D son buenas, pero bastante básicas. Es una pena, pues existen varias secuencias que con algo más de espectacularidad visual habrían mejorado muchísimo. Dejando eso a un lado, podemos congratularnos con que el apartado artístico sigue en un nivel tan alto como nos tienen acostumbrados.

A mí la ambientación de la ciudad de Balduq me encantó, así como los diseños de protagonistas, el resto de personajes y los monstruos. Ya echaba de menos unos entornos del estilo en la saga. En cuanto al rendimiento, sí es cierto que podemos notar anecdóticos tirones de imágenes, pero es algo ocasional y no estropea la experiencia. Todo se mueve fluido para dejarnos disfrutar de la exploración, así como la acción frenética a la que estamos habituados.

Sonido al máximo

Lo que se mantiene a un nivel increíble en esta saga es su apartado sonoro. La música de Ys es simplemente maravillosa, de lo mejor para mí en este mundillo de los videojuegos. Piezas musicales de gran calibre acompañarán nuestras andanzas por Monstrum Nox, potenciando aun más el disfrute de sus distintas mecánicas de acción y exploración. Si bien ya podíamos escuchar su preciosa banda sonora antes de la salida del título, el valor de esas canciones se multiplica una vez estamos dentro del juego.

Respecto a las actuaciones de sus actores y actrices, debo señalar que no todos los diálogos cuentan con voces. Sin embargo, los que hay tienen la buena calidad a la que estamos habituados desde Japón. Escucharemos varias actuaciones brillantes de talentosos seiyu de la industria. Eso sí, poniéndolas en inglés el nivel quizá baje un poco. No tanto por la actuación de los actores como por lo repetitivo de escuchar las mismas voces en distintos personajes. En muchos puntos se nota bastante y al final acaba siendo aconsejable dejarlo en japonés.

Otra gran aventura

Contaremos con el habitual apoyo del gran Dogi y su característico positivismo

En esta nueva experiencia, los inseparables Adol y Dogi viajan a la gran ciudad de Balduq. Como era de esperar, los problemas acechan al protagonista apenas pisa el lugar y acaba siendo arrestado. Nuestro aventurero es enviado a la enorme prisión que hace famosa a dicha ciudad, lugar donde inicia su odisea. A partir de ahí, nos sumergirán en su historia con gran acierto, especialmente tras la primera hora de juego. Completarlo todo nos puede llevar unas 50 horas, para quien le interese la duración aproximada. Obviamente, se alarga más si perseguimos el 100% de los logros o probamos el Nuevo Juego+ con una dificultad superior, heredando lo conseguido en la partida anterior.

La trama se divide en varios capítulos y está presentada de forma sobresaliente. Los grandes misterios de la aventura se van desvelando poco a poco, haciéndonos descubrir nueva información a buen ritmo y a su vez motivándonos para continuar la historia. Suelen dejarnos con ganas de más, así que siempre querremos seguir avanzando para ver qué sucederá. Al mismo tiempo, conocemos uno a uno a los compañeros que lucharán junto a nosotros durante los distintos episodios. Quizá el argumento final no nos revolucione la vida, pero lo que se valora es lo bien que se nos cuenta.

Por si fuera poco, en esta ocasión vemos mucho más reconocida la enorme experiencia de Adol como aventurero. No solo es ya famoso por sus andanzas, si no que por primera vez se aprovechará bien ese recurso. Esto le otorga una importancia real al protagonista, sin ser algo forzado. Además, este título es el más cargado de referencias a anteriores sagas. Están metidas tanto en diálogos como en monstruos y escenas del juego. Puede disfrutarse sin jugar el resto de la saga, sin duda… pero en esta ocasión es muy recomendable haber experimentado los títulos anteriores.

La ciudad de Balduq

Ys IX: Monstrum Nox combate
Encontraremos puntos en la ciudad donde saldrán monstruos si nos acercamos demasiado

Igual que en su momento Ys VIII: Lacrimosa of Dana se centró en la exploración de la isla de Seiren, ahora nos enfocaremos en la ciudad de Balduq. Aquí nos encontramos con el punto donde más han evolucionado las mecánicas del juego: la exploración. En un principio sufriremos ciertas restricciones y no podremos movernos con total libertad, pero esto va solucionándose según avanzamos en la historia.

En primer lugar, existen ciertas barreras que nos impedirán el paso a varios sectores de la ciudad, limitando el recorrido hasta que vamos desbloqueando las zonas en la trama. Por otro lado, la condición de Monstrum de Adol y sus compañeros acentuará nuestras posibilidades de desplazamiento. Según vayan uniéndose compañeros al grupo, podremos utilizar sus habilidades (los «gift») para potenciar las posibilidades a la hora de recorrer los escenarios. Empezaremos con el «gancho» especial del protagonista, que nos permitirá transportarnos hacia diferentes puntos. Pero poco a poco podremos movernos de diferentes formas, como subiendo por paredes o planeando.

Otro punto importante es que podremos ir de un lado a otro de Balduq sin necesidad de pantallas de carga, a no ser que optemos por el «viaje rápido» a los lugares ya desbloqueados o nos metamos en una mazmorra. Todo ello hace que la exploración sea muy satisfactoria, siendo esta vez una tarea más agradable la de completar el 100% del mapa. Habrán varios lugares secretos y cofres ocultos por las zonas, pero todo lo que necesitaremos para descubrirlos será estar atentos y utilizar las habilidades de los protagonistas.

…y sus mazmorras

Recorreremos varios tipos de mazmorras, uno de sus mejores aspectos jugables

La nueva verticalidad en la exploración se aprovecha al máximo en este Ys, dejándonos ver su potencial en las mazmorras. En vez de plantearnos puzles para sortear los obstáculos del camino, aquí tendremos que encontrar la forma de avanzar utilizando nuestras facultades. Ya sea rompiendo paredes, escalándolas, planeando o utilizando una habilidad de detección para ver elementos ocultos del escenario.

El juego consigue que todo se sienta ágil y fluido, sin ser una excepción nuestro recorrido por estas mazmorras. Al alternar la característica acción de la saga con este tipo de desplazamiento, dichas secciones se disfrutan incluso más que en anteriores entregas. Es difícil que te dejes algo por descubrir si estás atento, pero siempre podrás volver a las zonas ya visitadas y recoger algún tesoro que te olvidases. En resumen: sin ser un paseo, el juego sabe ofrecer una exploración entretenida sin frustrarte con detalles absurdos.

También veremos durante los capítulos que una parte importante del juego consistirá directamente en aventurarnos por la prisión de Balduq solo con Adol. En estas fases el combate pasará a un plano secundario, pues detalles como evadir trampas y obstáculos serán los verdaderos protagonistas de dichas partes. Otra característica más que otorga variedad a la habitual acción desenfrenada que ofrece la saga de Ys. En mi opinión, un acierto total que no se siente para nada fuera de lugar.

Tareas secundarias

No todo es ciudad y mazmorras, a veces podremos airearnos en diferentes paisajes

Como era de esperar, podremos realizar las típicas misiones extra que no formarán parte de la trama principal. En esta ocasión serán más importantes que nunca en la saga, un paso más que en la anterior entrega. No habrá objetivos secundarios intrascendentes, pues todos ellos nos servirán para desarrollar a los personajes o descubrir más de la historia. Son opcionales, sí, pero no creo que nadie deba ignorarlas. Todas aportan algo a la trama y en ningún momento se hacen pesadas. Ojo, porque expiran al finalizar los capítulos y si no las realizamos antes de eso, la mayoría desaparecerán. El juego lo deja bastante claro.

Más allá de eso, contaremos con el incentivo de ir completando el mapa y recolectar todo lo que el juego tiene para ofrecernos. Motivarse a superar todo el contenido en Ys es muy sencillo, pues el juego adapta sus tareas opcionales con gran acierto a la dinámica de la aventura. Como en Lacrimosa of Dana, tendremos la posibilidad de repetir los «asaltos» de la historia consistentes en combatir oleadas de monstruos para superar nuestras puntuaciones. Los objetivos en esas fases serán de dos tipos: el primero defender una base y evitar que la destruyan, y el segundo consistirá en romper unos cristales en el menor tiempo posible. Una característica sencilla, pero que tampoco sobra.

También es aconsejable ir visitando cada nuevo capítulo las tiendas de Balduq. No solo para renovar nuestro equipo, tarea imprescindible en dificultades altas. Los vendedores tendrán obsequios para nuestros compañeros, pudiendo comprarlos y entregárselos para subir nuestra afinidad con ellos. Cada personaje necesitará solo un regalo para incrementar con el tiempo su amistad al máximo, permitiendo que los conozcamos mejor. En este caso, los objetos especiales no se irán nunca de las tiendas, así que tampoco hay que volverse loco pensando que nos hemos perdido alguno. Van apareciendo según avanzamos y podemos adquirirlos cuando queramos.

Monstrum y compañía

Ys IX: Monstrum Nox taberna Dandelion
Todos los personajes tienen importancia en nuestra posada-base, incluyendo secundarios

Si hablamos de los personajes que encontraremos en esta aventura, debemos empezar por mencionar a los compañeros del grupo. Denominados como «Monstrum», los protagonistas de la trama son un grupo variado y carismático por el cual cogeremos cariño enseguida. Algunos basan su historia en conceptos sencillos, pero están muy bien desarrollados.

Me veo en la obligación de resaltar a Hawk. Este hombre es una pieza fundamental para el grupo, pues no se trata del típico compañero buenazo al que estamos habituados en Ys. Es un tipo irreverente, salvaje y difícil de incorporar a la dinámica del conjunto de protagonistas. Me parece un soplo de aire fresco para la plantilla. En general, todos son buenos personajes y afirmo sin temor a equivocarme que estamos ante los mejores protagonistas de la saga. Funcionan muy bien como grupo y eso se ve recompensado al final del título.

Los personajes secundarios también toman gran importancia en este juego, siguiendo la acertada estela de Lacrimosa of Dana. Aquí reuniremos miembros útiles para unirlos a nuestra base en forma de taberna. En la Dandelion (así se llama la posada) irán reuniéndose nuestros aliados y cada uno tendrá una función específica. Quizá el sentimiento de supervivencia de Ys VIII potenciaba nuestro aprecio por sus secundarios más que aquí, pero en esta ocasión también se ha hecho un gran trabajo. Sin embargo, el mayor mérito sigue siendo de los protagonistas de la aventura.

Preparando las armas

Ys IX: Monstrum Nox gata blanca
Todos los protagonistas tendrán varias técnicas que podremos asignar a cada comando

Por fin pasamos a lo que debería ser el apartado más importante, ¿cierto? ¡Todo lo relacionado con los combates! Esta saga se caracteriza por su divertida jugabilidad, mayormente centrada en procurar grandes dosis de acción y buenos enemigos finales a superar. Aquí no es diferente, por supuesto, e incluso podríamos afirmar que es quizá mejor que en otras entregas. Tendremos un grupo de hasta tres protagonistas activos, entre los cuales podremos cambiar fácilmente con un botón. Pero antes de lanzarlos a la acción, debemos prepararlos para el combate.

Como en todo título de rol que se precie, la progresión de los personajes será importante para avanzar y superar los desafíos que nos planteen. Tenemos la clásica fórmula de subir nivel para aumentar nuestras características y efectividad en combate. De la misma forma, podremos comprar mejores armaduras y armas, así como reforzar estas últimas en los herreros. Durante la aventura iremos encontrando elixires que subirán de forma permanente algunas características de los protagonistas, como la fuerza, la defensa o la vida.

Es nuestra decisión elegir si queremos potenciar mucho a uno de los personajes o equilibrarlos todos. Eso sí, puedo aclarar que en este juego no existe la necesidad de tener predilección por el propio Adol. A diferencia de otros títulos de la saga, aquí el protagonista no tendrá más que un combate en solitario y no es difícil. Por lo demás, los retos de Monstrum Nox podremos afrontarlos con los personajes disponibles que prefiramos. Así que si preferís prescindir del pelirrojo o no dedicarle tanta atención, podéis hacerlo sin miedo. Me parece un acierto absoluto, pues en otras ocasiones podía existir esa inquietud. Aquí tenemos más libertad en ese sentido.

Tres tipos de daño, seis protagonistas

Ys IX: Monstrum Nox protagonistas
Elige sin miedo a tus personajes favoritos, todos valen muchísimo la pena en su estilo

Como en los Ys modernos (Seven, Celceta y Lacrimosa) volveremos a contar con la fórmula de los tipos de daño en cada personaje, necesarios para derrotar a algunos enemigos. Tendremos el estilo «slash», «strike» y «pierce» representados en los seis protagonistas. Dos por cada tipo: Adol y Doll harán daño cortante, Hawk y Renegade tendrán el perforante y White Cat con Raging Bull realizarán el contundente. Deberíamos formar nuestro grupo con uno de cada estilo para afrontar con efectividad los desafíos que ofrece cada combate… pero no estamos necesariamente limitados en nuestra alineación.

Podremos utilizar unos accesorios especiales para cambiar el tipo de daño de cada personaje a nuestro gusto. Eso sí, nos ocupará ese hueco de equipo que podríamos destinar a otro objeto útil. En dificultades muy altas es desaconsejable, siendo mejor limitar cada protagonista a su daño y adjudicarles los objetos más poderosos. Pero en un nivel de desafío normal puede llegar a ser útil si es que preferís, por ejemplo, tener en el mismo grupo a Adol y Doll sin perder efectividad. Porque sí, cuando aparece un enemigo vulnerable solo a un tipo de daño resulta duro abatirlo con ataques poco efectivos.

Además del ataque básico, cada protagonista tendrá sus propias técnicas que iremos aprendiendo y potenciando durante la partida. En general todas son útiles de una u otra forma, dependiendo de su coste de energía y área de alcance. Debo decir que en esta ocasión todos los personajes me han parecido muy divertidos de controlar, reforzando mi favoritismo por este grupo de protagonistas. Los he intentado manejar a todos y no he sentido pesada la jugabilidad de ninguno de ellos. Todos tienen su estilo y está recreado de manera excelente.

Dificultad

Ys IX: Monstrum Nox oleada
Si bajamos del modo «Nightmare», las oleadas seguirán siendo divertidas, pero no desafiantes

Contaremos con seis niveles de dificultad. Los tres primeros son los típicos fácil, normal y difícil, siendo el siguiente trío los de mayor dificultad. Quería aclarar que, según mi experiencia, el nivel «hard» no se ajusta igual a lo visto en Celceta o Lacrimosa.

En esta ocasión, ese modo de dificultad está más cercano al normal, por lo que quienes deseen un buen desafío deberían optar directamente por el nivel «Nightmare». Hay dos por encima de ese, así que la dificultad aún puede ser mayor, pero considero que el modo «hard» de Ys no le hace tanta justicia a su significado. El normal es demasiado sencillo, aunque apropiado para los nuevos en juegos de acción. El fácil hace honor a su nombre, siendo un paseo carente de peligros que no recomendaría a nadie.

La aventura en general está muy bien diseñada en lo que a enemigos respecta, lanzándonos varios tipos de monstruos a los que hacer frente. Nos toparemos con los típicos enemigos más sencillos que no requerirán mucha atención por nuestra parte, pero se alternarán con adversarios peligrosos que pueden matarnos si no esquivamos sus ataques.

Como los que ya hayan experimentado los Ys modernos sabrán, podremos esquivar y bloquear ataques. Esto es trascendental, especialmente en dificultades elevadas. Al evadir un ataque no solo evitaremos el daño, si no que se ralentizará el tiempo y podremos aprovechar para castigar al rival con dureza. Dominar el esquive es el arma más efectiva.

Jefes a montones

Ys IX: Monstrum Nox jefe
Algunos enemigos dibujarán una sonrisa (o no) a los que han experimentado los otros juegos

El plato fuerte de la acción en cualquier aventura de Ys son sus jefes. En Monstrum Nox siguen rindiendo a un gran nivel, ofreciendo algunos de los combates más desafiantes de la saga. Tenemos varios enfrentamientos importantes que nos harán sudar en dificultades altas, algunos de ellos con mecánicas que nos obligarán a usar los «gift» que por lo general solo utilizamos durante la exploración.

El diseño de la aventura nos hace toparnos con varios de estos grandes enemigos, aunque están claramente divididos. Unos serán los grandes jefes, adversarios muy peligrosos que contarán con más ataques capaces de arruinar nuestra vida rápidamente. Otros serán algo menores, siendo una versión inferior a estos duros enemigos que aunque también ofrecerán un reto, no estará al nivel de los mayores. Como hay tantos, ese equilibrio es bastante acertado. No nos avasallan con enfrentamientos demasiado complicados constantemente, ofreciéndonos jefes más asequibles sin despojarnos de la sensación de combatir un enemigo importante.

Cuando completamos la historia por primera vez, el juego abre su modo «Time Attack», una divertida opción que nos permite volver a luchar contra estas fascinantes criaturas en las seis dificultades. Podremos abordarlas una a una o realizar un «Boss Rush», que vendría a significar enfrentarse a todos los jefes destacados del juego en orden. Antes de lanzarnos a ello, podremos elegir nuestro grupo de personajes y sus habilidades activas. El juego nos dará los protagonistas a un nivel ya fijado para este modo, así como los recursos de curación justos para cada enfrentamiento. En definitiva, un gran desafío que puede entretenernos durante horas.

Valoración final

90/100

Sin duda, este es mi juego favorito de Ys. Para mi es una experiencia sobresaliente en la gran mayoría de sus secciones. Si se hubiesen destinado más recursos al apartado visual, sería perfecto. Su temática y ambientación gozan de un estilo que a mí me encanta, superando así en la escala de valoración personal al propio Lacrimosa of Dana. Detalle muy meritorio, pues adoro ese juego, como ya señalé en este top.

Yo recomendaría Ys IX: Monstrum Nox a todo el mundo, pero creo que es muy preferible sumergirse en la saga con otro de sus grandes títulos y más tarde pasar a este. Sus continuas referencias y el valor que se le da aquí al personaje de Adol hacen que valga la pena. Me fascina lo divertido que es este juego y todos los Ys en general, haciéndome soñar con que quizá un día Falcom desarrolle sus títulos con el presupuesto que realmente merece su talento.

A ver si se le da un poco más de reconocimiento al increíble trabajo de este estudio. Por mi parte, pronto actualizaré la entrada que realicé sobre los consejos para abordar la saga con la nueva información de Monstrum Nox.

Reflexión final

Adol Ys IX: Monstrum Nox

No me puedo despedir sin exponer un par de pegas que para mí alejan de la maestría absoluta a la saga y esta entrega en especial. En primer lugar y pese al recurrente protagonismo de Adol, creo que ya es hora de separarlo un poco de la figura del jugador o dejarle tener mínimo sus propios diálogos.

En este título lo vemos hablar más que de costumbre y le pega muchísimo. La interpretación de Yuki Kaji (Hope en FFXIII entre muchos otros) le viene como un guante al personaje. Personalmente, considero que deberían consolidar a Adol como el carismático protagonista que debería ser. Dejarnos elegir respuestas vacías que no cambian más que un par de líneas de diálogo no aporta demasiado. Podemos prescindir de ello en favor de lo anteriormente mencionado

Y como último apunte, creo que deberían haberse arriesgado más en este título. No quiero destripar la historia a nadie, así que lo comentaré un poco por encima. Pero creo que Monstrum Nox tenía la fórmula y el tono necesarios para dar un cambio brusco a la tónica de la saga. Pienso que le habría sentado muy bien algo parecido a lo que hizo, por ejemplo, Tales of con su entrega de Berseria. Al final, Falcom se ha mantenido cómodo con su propuesta habitual… con ligeras mejoras. Aunque no han dado el paso definitivo, espero que algún día toquen estos detalles que he mencionado.

Creo que es lo que le falta a la saga de Ys para situarse en lo más alto de su género por encima de la gran mayoría. Para mí ya lo está, pero podría mejorarse un poco más aún. Tengo pendiente escribir algo más profundizando en este tema. ¡Para otra ocasión!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.