Lost Epic, una aventura fantástica en construcción

Como algunos habrán visto, ya le dediqué un breve vídeo de impresiones al juego, os lo dejaré al final de este texto. Prometí extenderme en una entrada escrita sobre este juego de Earth Wars, ¡y aquí estamos! Vamos a hablar de Lost Epic tras explorar bien todo el contenido que ofrece hasta el día de hoy.

Para quien no lo sepa, se trata de un juego de acción y exploración 2D en Acceso Anticipado. No está en español; textos en inglés y voces japonesas. Cuenta con un amplio mapa a nuestra disposición en el que de momento solo tenemos dos regiones de las seis que anunciaron para su versión completa.

Esto sucederá tras seis meses o un año de desarrollo, según informan desde su propia página de Steam. Por ahora, comentaré lo que podemos disfrutar en estas dos zonas ya accesibles.

Un bello viaje

No es estrictamente necesario saber inglés para disfrutarlo, pero mejor si entendéis el idioma

Salta a la vista, pero debe resaltarse: en resumidas cuentas, el juego luce precioso.

Su arte estilo anime es de mis favoritos para ilustrar estas aventuras en dos dimensiones. Todo queda bonito, con la fantasía brillando por su belleza hasta en los diseños más simples. Lo mismo pasa con sus paisajes y monstruos, haciendo especial énfasis en los dos grandes «dioses» que he visto hasta ahora.

A los efectos de sonido y su música les ocurre lo mismo que a la historia; al no estar completa, no podemos juzgar con justicia. Lo mostrado hasta ahora en ambos temas es decente. Por mi experiencia, no he visto un gran énfasis en contar tramas revolucionarias. Te presentan un mundo fantástico dominado por ciertas criaturas, que tiene mucho potencial, pero de momento no tenemos introducida tanta historia como para saber si se aprovechará bien.

Nuestro protagonista es de los mudos y, tras elegir uno de los ocho aspectos físicos disponibles (hay más, pero aparecen bloqueados) nos dejamos guiar por lo que cuentan sus NPC para ir a derrotar a sus enormes enemigos. Se intuye que harán algo con la razón de la existencia de los «dioses» y nuestra intervención al respecto. Habrá que esperar para ver si vale la pena dicho contenido argumental.

Las dos regiones

Existen bastantes recovecos en los que sumergirnos y explorar para desvelar todos sus secretos

Como mencioné, el mundo final tendrá seis grandes zonas a explorar… pero por ahora, solo podremos recorrer dos de ellas. De momento, la cosa tiene muy buena pinta.

Son un par de regiones bastante variadas, una de ellas con entornos más típicos… ¡y otra cuyo atractivo se encuentra bajo el agua! Un detalle que cambia la forma de explorar en varios sentidos; otro gran punto a favor, pues me encanta que arriesguen con ese tipo de zonas menos populares.

Nuestro movimiento por el mapa es ágil y fluido en cualquier ámbito, con zonas bloqueadas por necesidad hasta que encontremos la habilidad o capacidad que nos permita sortear ciertos obstáculos. También estará presente la típica opción de teletransportarnos entre los puntos de guardado ya descubiertos, donde además podremos subir de nivel, adquirir nuevos talentos o incluso comprar objetos, si hay un NPC cerca. Estos lugares servirán también de «check-points», sitios a los que volveremos tras caer.

¿Recordáis esa graciosa mecánica de los juegos «souls» donde perdemos nuestra experiencia acumulada si morimos? ¿Y que podremos recuperar volviendo al lugar de nuestra muerte? Pues bien, aquí también funciona así. De hecho, os adelanto que no será la única inspiración que Lost Epic toma de lo popularizado por Dark Souls.

Toques Soulslike

Lost Epic jefe
Las batallas contra jefes son, sin duda, lo más divertido de jugar. No, no es una persecución amistosa

Quizá en un primer vistazo no relacionaríamos un título tan colorido con los «souls». Sin embargo, cuando juguemos más de unos minutos nos daremos cuenta de lo contrario. Estamos ante un título desafiante, donde no será extraño morir en combate.

Dependeremos de una barra de energía para esquivar ataques y realizar los nuestros, tanto fuertes como rápidos… y no podremos hacer nada de eso si agotamos dicha energía, dejándonos totalmente vendidos hasta que se recupere. Nuestros enemigos no nos darán mucha tregua, tanto los monstruos comunes como jefes y subjefes. Sí, podremos crear varios objetos útiles como pociones de vida… pero no son tan baratos y su uso requiere que estemos parados.

No tardamos en percatarnos de que tomar una poción en medio de la batalla puede costarnos un buen zarpazo, así que debemos gestionar los tiempos de ataque del rival con astucia, tanto para consumir objetos como para recuperar energía. Los combates de Lost Epic están muy bien hechos, pero no son sencillos, y menos afrontándolos ya heridos tras un rato explorando.

Es bastante normal que caigamos más de una vez intentando llegar al siguiente punto de guardado, desgastados tras varias batallas. Forma parte de su atractivo: es recomendable mantener la concentración y hacer las cosas bien si queremos sobrevivir.

Combates de fantasía

Lost Epic combate
Algunos enemigos serán resistentes o vulnerables a ciertos tipos de armas y ataques

En lo que se refiere a luchar, va a ser difícil que el juego no nos satisfaga. Quizá sea complicado, pero sus combates son justos y caemos por nuestros errores, con enemigos cuyos patrones de movimiento debemos aprender para facilitar el enfrentamiento. Todo se mueve de forma bastante fluida y si habéis jugado al antiguo título del estudio, Earth Dawn, notaréis las enormes mejoras de los desarrolladores.

Para empezar, iremos encontrando diferentes armas que podremos mejorar e incluso evolucionar. Nos van ofreciendo distintas habilidades especiales, que a su vez se traducen en varias formas de luchar según lo prefiramos. Podemos equipar dos conjuntos de armas a la vez, con hasta cinco movimientos especiales para cada una, y cambiar entre ellas en medio del combate. Por ahora, yo he encontrado un guantelete mágico, espadas a una y dos manos e incluso armas a distancia como arcos. Parece que habrá más.

Nos hará falta tomar soltura con el estilo de lucha que elijamos, pues debemos prepararnos para el máximo reto del juego, que son obviamente sus jefes. De momento tenemos dos más pequeños, algo difíciles, que sirven como aperitivo para la pareja de adversarios finales de cada región. Los grandes jefes tienen diferentes fases, cada una con sus propias mecánicas.

El desafío le sienta genial a la aventura, o eso es lo que a mí me ha parecido. Recorrer el mundo de Lost Epic no es un simple paseo por un hermoso valle, por bonitos que sean los paisajes.

Conclusiones

A mí me ha llevado unas cuantas horas (7 aprox.), así que si debemos esperar dos veces más esta misma cantidad de contenido… en fin, las expectativas son bastante altas. Yo confiaré en el estudio, pues la experiencia que ofrecieron con Earth Dawn ya fue más que decente.

Con Lost Epic se nota que los creadores han mejorado en la mayoría de aspectos posibles, puliendo carencias que tuvieron con el título anterior. Solo me quedan dos dudas, la verdad. La primera es si aprovecharán el buen trasfondo que le han puesto a su mundo, algo que no me queda muy claro.

La segunda es la más obvia: ¿estará acabado entre los seis meses y el año, como nos informan sus responsables? Sabemos que los lanzamientos de Acceso Anticipado suelen demorarse un poco, pero quien sabe. Yo dudo que dejen tirado este proyecto. Y no me importará esperar más si las cuatro regiones restantes son tan buenas como las dos primeras.

¡Impresiones en vídeo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.